información

Cómo se hace la cerveza

La cerveza

Bebida hecha con granos de cebada fermentados y aromatizados con lúpulo. Se conoce ¡también con este nombre una serie de bebidas fermentadas a base de arroz, maíz y otros cereales.
La presencia de proteínas (3 a 6%) Y azúcares (7 a 8%) otorgan a la cerveza un considerable valor nutritivo. Es, además, una bebida de conocido poder diurético. Su contenido de alcohol oscila entre un 2 % y un 8 %.

Cómo se hace la cerveza

La primera fase de la fabricación de la cerveza consiste en la obtención de malta. Para ello se inicia la germinación de la cebada en un ambiente húmedo, con lo que en el grano se forman unos enzimas que desharán las sustancias de reserva del grano (almidón, proteínas) en moléculas más pequeñas. A continuación se procede al tostado del grano con el fin de detener su germinación. La malta, es decir el grano de cebada germinado y tostado, producto final de este proceso.
Luego, la malta se muele y se mezcla con agua caliente. Al cabo de unas horas, las enzimas han descompuesto totalmente el almidón en un azúcar más sencillo, la maltosa, consiste en dos moléculas de glucosa enlazadas. La maltosa y pequeñas cantidades de otras sustancias quedan disueltas en el agua. Esta solución se filtra y se lleva a unas calderas de cobre, donde se aromatiza con flores de lúpulo planta de la familia del cáñamo, reciben el típico sabor amargo de la cerveza. Allí se hierve y luego es enfriada, se filtra y por fin se fermenta con levadura en cámaras especiales. La levadura consume gran parte de la glucosa transformándola en alcohol y dióxido de carbono. Se somete finalmente a un proceso de maduración que dura algunos meses y en el que se transforman algunas sustancias contenidas en el mosto.

Existe una gran variedad de tipos de cerveza, que dependen de la adición de otras maltas (maíz, arroz) y del distinto tratamiento durante el proceso de fabricación. Por ejemplo, la cerveza negra se obtiene de maltas tostadas a temperatura más elevada.

La cerveza es, probablemente, la bebida alcohólica más antigua. Se conocía ya en Babilonia y Egipto hace más de 6.000 años; los chinos y japoneses también la conocían desde antiguo. No obstante, la adición de lúpulo no se introdujo hasta el siglo XIII en Europa, y los métodos para conservarla no se perfeccionaron hasta siglos más tarde.

La cerveza constituye la primera de las bebidas alcohólicas por el volumen de su producción en el mundo, que dobla la del vino. Los mayores productores son los EE.UU, Alemania y Gran Bretaña.

Todas las cervezas se realizan a través de una serie de pasos, que se basan en una fórmula muy simple. Dicha elaboración se divide en 4 fases; la primera, es la obtención del mosto de la cerveza; segunda, obtención de la cerveza y, la tercera, el envasado y embotellado.

En la primera fase, antes de iniciar el procedimiento de elaboración, se van a recoger los ingredientes que intervienen en la elaboración de la cerveza y se van a esterilizar, de forma correcta. Por ejemplo, la malta llega a la fabricación con tierra y con pequeñas piedras; pero, todo se pasa por distintos tamices. El agua que se emplea, se debe normalizar. Y, los grits se limpian e higienizan. La malta y los grises se suelen moler, para que se puedan meter por los tamices y, así, se elimina más la cáscara de los cereales, que se han molido, con lo que se logra una textura harinosa. En la maceración de la malta, se introducen los ingredientes tamizados -o sea, la malta y el grift- en agua y se remueve, hasta conseguir una pasta bastante consistente. La proporción suele de 1/3 de malta. Dicha mezcla se hace hervir, para evitar el ataque de las bacterias y las enzimas.

Tras esto, se realiza la filtración previa, para eliminar las partículas en suspensión, que tiene el mosto. La pasta remojada que hay, al final del proceso, se va a eliminar. El mosto, ya filtrado y esterilizado, no debe contactar con el aire. Tras esto, se realiza la cocción del mosto, que es el momento en el que se añade el lúpulo, que será el encargado de dar el aroma a la cerveza y frenar los posibles procesos enzimáticos. Las calorías de la cerveza no son muchas y es una bebida fresca.